Confesión de Fe

EVANGELISMO GLOBAL se adhiere a la Confesión de Fe de la Alianza Evangélica Mundial y el Covenio Laussane, debajo.

Creemos

...en las Santas Escrituras como originalmente dada por Dios, inspirada divinamente, infalible, enteramente confiable; y la autoridad suprema en todas las cuestiones referentes a la fe y la conducta...

Un Dios, que existe eternamente en tres personas, Padre, Hijo, y Espíritu Santo...

Nuestro Señor Jesucristo, Dios manifestado en carne, Su nacimiento virginal, Su vida humana sin pecado, Sus milagros divinos, Su muerte vicaria y expiatoria, Su resurreción en cuerpo, Su asención, Su obra mediatoria, y Su retorno personal en poder y gloria...

La Salvación de los perdidos y hombres pecadores a través de la sangre derramada del Señor Jesucristo por fe separado de las obras, y la regeneración a través del Espíritu Santo...

El Espíritu Santo, por cuyo morar en el creyente este es habilitado para vivir una vida santa, para testificar y trabajar para el Señor Jesucristo...

La Unidad del Espíritu en todos los creyentes verdaderos, la Iglesia, el Cuerpo de Cristo...

La Resurrección de ambos los salvos y los perdidos; aquellos que son salvos para resurreción a la vida. y aquellos que están perdidos resurrección para condenación.

Fuente: www.worldea.org

El Convenio Laussane

 

INTRODUCCIÓN

Nosotros, miembros de la Iglesia de Jesucristo, de más de 150 naciones, participantes en el Congraso Internacional en Evangelización Mundial en Lausanne, alabamos a Dios por su gran salvación y nos regocijamos en la comunión que el nos ha dado con Él y con otros. Estamos profundamente asombrados por lo que Dios está haciendo en nuestro tiempo, conmovidos hacia el arrepentimiento por nuestras fallas, y desafiados por la tarea inacabada de evangelismo. Creemos que el evangelioes las Buenas Nuevas de Diospara todo el mundo, y estamos determinados por su gracia a obedecer la comisión de Cristo de proclamarlo a todo hombre y hacer discípulos en todas las naciones. Deseamos, por tanto, afirmar nuestra fe y nuestra resolución, y hacer público nuestro convenio.

 

1. EL PROPÓSITO DE DIOS

Afirmamos nuestra creencia de que hay un Dios, Creador, y Señor del mundo eterno, Padre, Hijo y Espíritu Santo, quien gobierna todas las cosas de acuerdo al propósito de su voluntad. Él ha estado llamando a un pueblo del mundo para sí, y enviando a su pueblo al mundo para que sean sus siervos y sus testigos, para la extensión de su reino, la édificación del cuerpo de Cristo, y a la gloria de su nombre. Confesamos con vergüenza que con frecuencia hemos negado nuestro llamado y fallado en nuestra misión, volviéndonos conformados al mundo o aislándonos de el. Aún así nos regocijamos en que, incluso a través de vasijas terrenales, el evangelio sigue siendo un precioso tesoro. Para lograr la tarea de hacer ese tesoro conocido en el poder del Espíritu Santo, deseamos dedicarnos a ello de nuevo.

(Isaias 40:28; Mateo 28:19; Efesios 1:11; Hechos 15:14; Juan 17:6,18; Efesios 4:12; 1 Corintios 5:10; Romanos 12:2; 2 Corintios 4:7)

 

2. LA AUTORIDAD Y PODER DE LA BIBLIA

Afirmamos la inspiración divina, veracidad y autoridad de las Escrituras tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento en su totalidad como la única palabra escrita de Dios, sin error en todo lo que afirma, y la única regla infalible de fe y práctica. También afirmamos el poder de la palabra de Dios para lograr su propósito de salvación. El mensaje de la Biblia está dirigido a todos los hombres y mujeres. Pues la revelación de Dios en Cristo y en las Escrituras es inmutable. A través de él, el Espíritu Santo todavía habla hoy. Ilumina las mentes del pueblo de Dios en todas las culturas para que perciban su verdad con frescura a través de sus propios ojos y así revele a toda la Iglesia cada vez más de la sabiduría multicolor de Dios.

(2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:21; Juan 10:35; Isaias 55:11; 1 Corintios 1:21; Romanos 1:16, Mateo 5:17,18; Judas 3; Efesios 1:17,18; 3:10,18)

 

3. LO ÚNICO Y LA UNIVERSALIDAD DE CRISTO

Afirmamos que hay un solo Salvador y un solo evangelio, aunque existe una amplia diversidad de enfoques evangelísticos. Reconocemos que todos tienen algún conocimiento de Dios a través de su revelación general en la naturaleza. Pero negamos que esto pueda salvar, porque la gente reprime la verdad con su injusticia. También rechazamos como despectivo hacia Cristo y el evangelio el sincretismo y diálogo que implique que Cristo habla por igual a través de todas las religiones e ideologías. Jesucristo, siendo él mismo el único Dios-Hombre, que se dio a sí mismo como el único salvador de los pecadores, es el único mediador entre Dios y las personas. No hay otro nombre por el que debamos ser salvos. Todos los hombres y mujeres perecen a causa del pecado, pero Dios ama a todos, no deseando que ninguno perezca, sino que todos se arrepientan. Sin embargo, los que rechazan a Cristo repudian el gozo de la salvación y se condenan a sí mismos a la separación eterna de Dios. Proclamar a Jesús como "el Salvador del mundo" no es afirmar que todas las personas se salvan automática o finalmente, y mucho menos afirmar que todas las religiones ofrecen salvación en Cristo. Más bien se trata de proclamar el amor de Dios por un mundo de pecadores e invitar a todos a responderle como Salvador y Señor con el compromiso personal incondicional de arrepentimiento y fe. Jesucristo ha sido exaltado sobre cualquier otro nombre; Anhelamos el día en que toda rodilla se doblará ante él y toda lengua lo confesará como su Señor.

(Gálatas 1:6-9; Romanos 1:18-32; 1 Timoteo 2:5,6; Hechos 4:12; Juan 3:16-19; 2 Pedro 3:9; 2 Tesalonicenses 1:7-9; Juan 4:42; Mateo 11:28; Efesios 1:20,21; Filipenses 2:9-11)

 

4. LA NATURALEZA DEL EVANGELIO

Evangelizar es difundir las Buenas Nuevas de que Jesucristo murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos según las Escrituras, y que, como Señor reinante, ahora ofrece a todos el perdón de los pecados y los dones liberadores del Espíritu a todos los que se arrepienten y creen. Nuestra presencia cristiana en el mundo es indispensable para la evangelización, y también lo es ese tipo de diálogo cuyo propósito es escuchar con sensibilidad para comprender. Pero el evangelismo en sí mismo es la proclamación del Cristo histórico y bíblico como Salvador y Señor, con miras a persuadir a las personas para que acudan a él personalmente y así se reconcilien con Dios. Al emitir la invitación del evangelio, no tenemos la libertad de ocultar el costo del discipulado. Jesús todavía llama a todos los que lo seguirían a negarse a sí mismos, a tomar su cruz e identificarse con su nueva comunidad. Los resultados del evangelismo incluyen la obediencia a Cristo, la incorporación a su Iglesia y el servicio responsable en el mundo.

(1 Corintios 15:3,4; Hechos 2:32-39; Juan 20:21; 1 Corintios 1:23; 2 Corintios 4:5; 5:11,20; Lucas 14:25-33; Marcos 8:34; Hechos 2:40,47; Marcos 10:43-45)

 

5. RESPONSABILIDAD SOCIAL CRISTIANA

Afirmamos que Dios es tanto el Creador como el Juez de todos los hombres. Por tanto, debemos compartir su preocupación por la justicia y la reconciliación de toda la sociedad humana y por la liberación de hombres y mujeres de todo tipo de opresión. Debido a que los hombres y las mujeres están hechos a imagen de Dios, toda persona, independientemente de su raza, religión, color, cultura, clase, sexo o edad, tiene una dignidad intrínseca por la cual debe ser respetada y servida, no explotada. Aquí también expresamos arrepentimiento tanto por nuestra negligencia como por haber considerado a veces la evangelización y el trabajo social como mutuamente excluyentes. Aunque la reconciliación con otras personas no es lo mismo que reconciliación con Dios, la evangelización no es lo mismo que trabajo social, y la liberación política no es salvación, aún así afirmamos que la evangelización y la participación sociopolítica son parte de nuestro deber cristiano. Porque ambos son expresiones necesarias de nuestras doctrinas sobre Dios y el hombre, nuestro amor por nuestro prójimo y nuestra obediencia a Jesucristo. El mensaje de salvación implica también un mensaje de juicio sobre toda forma de alienación, opresión y discriminación, y no debemos tener miedo de denunciar el mal y la injusticia dondequiera que existan. Cuando las personas reciben a Cristo, nacen de nuevo en su reino y deben buscar no solo exhibir sino también difundir su justicia en medio de un mundo injusto. La salvación que reclamamos debería transformarnos en la totalidad de nuestras responsabilidades personales y sociales. La fe sin obras está muerta.

(Hechos 17:26,31; Génesis 18:25; Isaias 1:17; Salmos 45:7; Génesis 1:26,27; Snatiago 3:9; Levítico 19:18; Lucas 6:27,35; Snatiago 2:14-26; Juan 3:3,5; Mateo 5:20; 6:33; 2 Corintios 3:18; Santiago 2:20)

 

6. LA IGLESIA Y EL EVANGELISMO

Afirmamos que Cristo envía a su pueblo redimido al mundo como el Padre lo envió a él, y que esto exige una penetración similar profunda y costosa en el mundo. Necesitamos salir de nuestros guetos eclesiásticos e impregnar la sociedad no cristiana. En la misión de servicio sacrificial de la Iglesia, la evangelización es primordial. La evangelización mundial requiere que toda la Iglesia lleve todo el evangelio al mundo entero. La Iglesia está en el centro mismo del propósito cósmico de Dios y es su medio designado para difundir el evangelio. Pero una iglesia que predica la cruz debe estar marcada por la cruz. Se convierte en un obstáculo para el evangelismo cuando traiciona el evangelio o carece de una fe viva en Dios, un amor genuino por las personas o una honestidad escrupulosa en todas las cosas, incluida la promoción y las finanzas. La iglesia es la comunidad del pueblo de Dios más que una institución, y no debe identificarse con ninguna cultura, sistema social o político o ideología humana en particular.

(John 17:18; 20:21; Matthew 28:19,20; Acts 1:8; 20:27; Ephesians 1:9,10; 3:9-11; Galatians 6:14,17; 2 Corinthians 6:3,4; 2 Timothy 2:19-21; Philippians 1:27)

 

7. COOPERACIÓN EN EVANGELISMO

Afirmamos que la unidad visible de la Iglesia en la verdad es el propósito de Dios. El evangelismo también nos llama a la unidad, porque nuestra unidad fortalece nuestro testimonio, así como nuestra desunión socava nuestro evangelio de reconciliación. Reconocemos, sin embargo, que la unidad organizacional puede tomar muchas formas y no necesariamente promueve el evangelismo. Sin embargo, los que compartimos la misma fe bíblica debemos estar estrechamente unidos en compañerismo, trabajo y testimonio. Confesamos que nuestro testimonio a veces se ha visto empañado por un individualismo pecaminoso y una duplicación innecesaria. Nos comprometemos a buscar una unidad más profunda en la verdad, la adoración, la santidad y la misión. Instamos al desarrollo de la cooperación regional y funcional para el avance de la misión de la Iglesia, para la planificación estratégica, para el ánimo mutuo y para el intercambio de recursos y experiencias.

(Juan 17:21,23; Efesios 4:3,4; Juan 13:35; Philippians 1:27; John 17:11-23)

 

8. IGLESIAS ASOCIADAS EVANGELÍSTICAMENTE

Nos regocijamos de que haya comenzado una nueva era misionera. El papel dominante de las misiones occidentales está desapareciendo rápidamente. Dios está levantando de las iglesias más jóvenes un gran recurso nuevo para la evangelización mundial, y está demostrando así que la responsabilidad de evangelizar pertenece a todo el cuerpo de Cristo. Por lo tanto, todas las iglesias deberían preguntar a Dios y a sí mismas qué deberían hacer tanto para llegar a su propia área como para enviar misioneros a otras partes del mundo. Una reevaluación de nuestra responsabilidad y función misioneras debe ser continua. Así se desarrollará una asociación creciente de iglesias y se exhibirá más claramente el carácter universal de la Iglesia de Cristo. También agradecemos a Dios por las agencias que trabajan en la traducción de la Biblia, la educación teológica, los medios de comunicación, la literatura cristiana, la evangelización, las misiones, la renovación de la iglesia y otros campos especializados. Ellos también deben participar en un autoexamen constante para evaluar su eficacia como parte de la misión de la Iglesia.

(Romanos 1:8; Filipenses 1:5; 4:15; Hechos 13:1-3; 1 Tesalonicenses 1:6-8)

 

9. LA URGENCIA DE LA TAREA EVANGELÍSTICA

Más de 2.700 millones de personas, lo que representa más de dos tercios de toda la humanidad, aún no han sido evangelizadas. Nos avergüenza que se haya descuidado a tantos; es una reprimenda permanente para nosotros y para toda la Iglesia. Sin embargo, ahora existe en muchas partes del mundo una receptividad sin precedentes hacia el Señor Jesucristo. Estamos convencidos de que este es el momento para que las iglesias y entidades paraeclesiásticas oren fervientemente por la salvación de los no alcanzados y lancen nuevos esfuerzos para lograr la evangelización mundial. Una reducción de misioneros extranjeros y dinero en un país evangelizado a veces puede ser necesaria para facilitar el crecimiento de la iglesia nacional, su autonomía y para producir recursos para áreas no evangelizadas. Los misioneros deben fluir cada vez más libremente desde y hacia los seis continentes con un espíritu de humilde servicio. El objetivo debe ser, por todos los medios disponibles y lo antes posible, que todas las personas tengan la oportunidad de escuchar, comprender y recibir las Buenas Nuevas. No podemos esperar alcanzar este objetivo sin sacrificarnos. Todos estamos conmocionados por la pobreza de millones y perturbados por las injusticias que la causan. Aquellos de nosotros que vivimos en circunstancias prósperas aceptamos nuestro deber de desarrollar un estilo de vida sencillo para contribuir más generosamente tanto al alivio como a la evangelización.

(Juan 9:4; Mateo 9:35-38; Romanos 9:1-3; 1 Corintios 9:19-23; Marcos 16:15; Isaias 58:6,7; Snatiago 1:27; 2:1-9; Mateo 25:31-46; Hechos 2:44,45; 4:34,35)

 

10. EVANGELISMO Y CULTURA

El desarrollo de estrategias para la evangelización mundial requiere métodos innovadores y pioneros. Bajo Dios, el resultado será el surgimiento de iglesias profundamente arraigadas en Cristo y estrechamente relacionadas con su cultura. La cultura siempre debe ser probada y juzgada por las Escrituras. Debido a que los hombres y las mujeres son criaturas de Dios, parte de su cultura es rica en belleza y bondad. Debido a que han caído, todo está contaminado con el pecado y parte es demoníaco. El evangelio no presupone la superioridad de ninguna cultura sobre otra, sino que evalúa todas las culturas de acuerdo con sus propios criterios de verdad y rectitud, e insiste en los absolutos morales en cada cultura. Las misiones, con demasiada frecuencia, han exportado con el evangelio una cultura extraña, y las iglesias a veces han estado esclavizadas a la cultura más que a las Escrituras. Los evangelistas de Cristo deben buscar humildemente despojarse de todo menos de su autenticidad personal para convertirse en servidores de los demás, y las iglesias deben buscar transformar y enriquecer la cultura, todo para la gloria de Dios.

(Marcos 7:8,9,13; Génesis 4:21,22; 1 Corintios 9:19-23; Filipenses 2:5-7; 2 Corintios 4:5)

 

11. EDUCACIÓN Y LIDERAZGO

Confesamos que a veces hemos buscado el crecimiento de la iglesia a expensas de la profundidad de la iglesia y hemos divorciado el evangelismo de la educación cristiana. También reconocemos que algunas de nuestras misiones han sido demasiado lentas para equipar y alentar a los líderes nacionales a asumir las responsabilidades que les corresponden. Sin embargo, estamos comprometidos con los principios fundamentales, y anhelamos que cada iglesia tenga líderes nacionales que manifiesten un estilo cristiano de liderazgo no en términos de dominación sino de servicio. Reconocemos que existe una gran necesidad de mejorar la educación teológica, especialmente para los líderes de la iglesia. En cada nación y cultura debe haber un programa de capacitación eficaz para pastores y laicos en doctrina, discipulado, evangelismo, edificación y servicio. Dichos programas de capacitación no deben depender de ninguna metodología estereotipada, sino que deben ser desarrollados por iniciativas locales creativas de acuerdo con los estándares bíblicos.

(Colosenses 1:27,28; Hechos 14:23; Tito 1:5,9; Marcos10:42-45; Efesios 4:11,12)

 

12. CONFILCTO ESPIRITUAL

Creemos que estamos comprometidos en una guerra espiritual constante con los principados y potestades del mal, que buscan derrocar a la Iglesia y frustrar su tarea de evangelización mundial. Sabemos nuestra necesidad de equiparnos con la armadura de Dios y de pelear esta batalla con las armas espirituales de la verdad y la oración. Porque detectamos la actividad de nuestro enemigo, no solo en falsas ideologías fuera de la Iglesia, sino también dentro de ella con falsos evangelios que tuercen las Escrituras y ponen a las personas en el lugar de Dios. Necesitamos tanto vigilancia como discernimiento para salvaguardar el evangelio bíblico. Reconocemos que nosotros mismos no somos inmunes a la mundanalidad en pensamiento y en acción, es decir, a rendirnos ante el secularismo. Por ejemplo, aunque estudios meticulosos del crecimiento de la iglesia, tanto numéricos como espirituales, son buenos y valiosos, a veces los hemos descuidado. En otras ocasiones, deseando asegurar una respuesta al evangelio, hemos comprometido nuestro mensaje, manipulando a nuestros oyentes mediante técnicas de presión y nos hemos preocupado indebidamente por las estadísticas o incluso hemos sido deshonestos en nuestro uso de ellas. Todo esto es mundano. La Iglesia debe estar en el mundo; el mundo no debe estar en la Iglesia.

(Efesioss 6:12; 2 Corintios 4:3,4; Efesios 6:11,13-18; 2 Corintios 10:3-5; 1 Juan 2:18-26; 4:1-3; Gálatas 1:6-9; 2 Corintios 2:17; 4:2; Juan 17:15)

 

13. LIBERTAD Y PERSECUCIÓN

Es el deber designado por Dios de cada gobierno asegurar condiciones de paz, justicia y libertad en las cuales la Iglesia pueda obedecer a Dios, servir al Señor Jesucristo y predicar el evangelio sin interferencia. Por lo tanto, oramos por los líderes de las naciones y les pedimos que garanticen la libertad de pensamiento y conciencia, y la libertad de practicar y propagar la religión de acuerdo con la voluntad de Dios y como se establece en la Declaración Universal de Derechos Humanos. También expresamos nuestra profunda preocupación por todos los que han sido encarcelados injustamente, y especialmente por aquellos que están sufriendo por su testimonio del Señor Jesús. Prometemos orar y trabajar por su libertad. Al mismo tiempo, nos negamos a dejarnos intimidar por su destino. Dios ayudándonos, nosotros también buscaremos resistir la injusticia y permanecer fieles al evangelio, cueste lo que cueste. No olvidamos las advertencias de Jesús de que la persecución es inevitable.

(1 Timoteo 1:1-4; Acts 4:19; 5:29; Colosenses 3:24; Hebreos 13:1-3; Lucas 4:18; Gálatas 5:11; 6:12; Mateo 5:10-12; Juan 15:18-21)

 

14. EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO

Creemos en el poder del Espíritu Santo. El Padre envió su Espíritu para dar testimonio de su Hijo; sin su testimonio el nuestro es inútil. La convicción del pecado, la fe en Cristo, el nuevo nacimiento y el crecimiento cristiano son todo su obra. Además, el Espíritu Santo es un espíritu misionero; por lo tanto, el evangelismo debe surgir espontáneamente de una iglesia llena del Espíritu. Una iglesia que no es una iglesia misionera se contradice a sí misma y apaga el Espíritu. La evangelización mundial se convertirá en una posibilidad realista solo cuando el Espíritu renueve a la Iglesia en verdad y sabiduría, fe, santidad, amor y poder. Por lo tanto, exhortamos a todos los cristianos a orar por tal visitación del Espíritu soberano de Dios para que todo su fruto pueda aparecer en todo su pueblo y que todos sus dones enriquezcan el cuerpo de Cristo. Sólo entonces la Iglesia entera se convertirá en un instrumento idóneo en sus manos, para que toda la tierra pueda oír su voz.

(1 Corintios 2:4; Juan 15:26;27; 16:8-11; 1 Corintios 12:3; Juan 3:6-8; 2 Corintios 3:18; Juan 7:37-39; 1 Tesalonicenses 5:19; Acts 1:8; Salmos 85:4-7; 67:1-3; Gálatas 5:22,23; 1 Corintios 12:4-31; Romanos 12:3-8)

 

15. EL RETORNO DE CRISTO

Creemos que Jesucristo regresará personal y visiblemente, en poder y gloria, para consumar su salvación y su juicio. Esta promesa de su venida es un estímulo más para nuestro evangelismo, porque recordamos sus palabras de que el evangelio debe ser predicado primero a todas las naciones. Creemos que el período intermedio entre la ascensión y el regreso de Cristo debe estar lleno de la misión del pueblo de Dios, que no tiene la libertad de detenerse antes del final. También recordamos su advertencia de que los falsos Cristos y los falsos profetas surgirán como precursores del Anticristo final. Por lo tanto, rechazamos como un sueño orgulloso y arrogante la idea de que las personas puedan construir una utopía en la tierra. Nuestra confianza cristiana es que Dios perfeccionará su reino, y esperamos ansiosamente ese día y el cielo y la tierra nuevos en los que morará la justicia y Dios reinará para siempre. Mientras tanto, nos volvemos a dedicar al servicio de Cristo y de las personas en gozosa sumisión a su autoridad sobre toda nuestra vida.

(Marcos 14:62; Hebreos 9:28; Marcos 13:10; Hechos 1:8-11; Mateo 28:20; Marcos 13:21-23; 1 Juan 2:18; 4:1-3; Lucas 12:32; Apocalipsis 21:1-5; 2 Pedro 3:13; Mateo 28:18)

CONCLUSIÓN

Por lo tanto, a la luz de esta nuestra fe y nuestra determinación, firmamos una alianza solemne con Dios y entre nosotros, para orar, planificar y trabajar juntos por la evangelización del mundo entero. Hacemos un llamado a otros para que se unan a nosotros. ¡Que Dios nos ayude por su gracia y para su gloria a ser fieles a este pacto nuestro! ¡Amén, Aleluya!

 

Source: www.lausanne.org